La Guardia Civil investiga un caso de maltrato animal en una finca ganadera asturiana tras localizar más de 10 animales muertos

La Guardia Civil investiga un caso de maltrato animal en una finca ganadera asturiana tras localizar más de 10 animales muertos

|


La Guardia Civil localiza animales muertos en la finca. Foto: Guardia Civil


La Guardia Civil detuvo el pasado 15 de abril a un hombre de 22 años por un presunto caso de maltrato animal en una finca de explotación ganadera situada en la localidad asturiana de Gozón, tras localizar varios animales muertos.


La investigación dio comienzo en el mes de marzo, tras ser informado el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la existencia de animales en mal estado en una finca ubicada en la parroquia de San Martín de Podes.


A raíz de esto, agentes del Seprona adscritos al cuartel de Avilés se personaron en el lugar, localizando una cabra muerta en el garaje. Tras identificar al responsable de la finca y descubrir que cuenta con “numerosos antecedentes” por hechos de esta naturaleza, se inició un dispositivo de vigilancia para localizar a esta persona.


Fruto de estas vigilancias, encontraron más animales muertos en la explotación, concretamente cinco cabras, dos vacas, dos terneros y un caballo. En total, 11 animales muertos, contando la cabra del inicio de la investigación. Muchos de ellos en un avanzado estado de descomposición, lo que da una idea del tiempo que pueden llevar muertos.


Además, los agentes encontraron más animales encerrados en diferentes establos que, a falta de una valoración veterinaria, parecían encontrarse en malas condiciones.


La investigación se prolongó durante tres semanas, periodo en el que el Seprona buscó al propietario de la finca y se encargó de alimentar a los animales, en clara situación de abandono.


Al final, las vigilancias dieron resultado y los agentes dieron con el paradero del hombre y pudieron acceder al resto de las instalaciones, localizando más animales en mal estado, entre ellos dos bovinos atados con una cuerda y varias gallinas en un patio.


Una inspección más exhaustiva llevó a los agentes a encontrar más cadáveres de bovinos en el interior de un remolque, procediendo a su retirada e incineración.


El joven, sobre el que ya pesaba una condena por el Juzgado de lo Penal de Gijón como culpable de la muerte de 12 animales en una finca, fue finalmente detenido por un nuevo presunto delito de maltrato animal.


Lo más visto