Igualdad Animal destapa otro escándalo de maltrato animal en una granja con cerdos matados a martillazos

Igualdad Animal destapa otro escándalo de maltrato animal en una granja con cerdos matados a martillazos

|


Granja cerdos escocesa igualdad animal


La organización animalista internacional Igualdad Animal ha hecho público un nuevo escándalo de maltrato animal. En esta ocasión se trata de unas imágenes grabadas por un investigador de la ONG en una granja porcina en Reino Unido, en las que se ven escenas muy duras de crueldad hacia los animales.


Los hechos denunciados ocurrieron en una granja de cerdos de P&G Sleigh, ubicada en Aberdeenshire (Escocia) y que sacrifica a los animales en un matadero cercano, propiedad a su vez de Pilgrim’s Pride, una importante empresa estadounidense del sector de la alimentación que suministra sus productos a establecimientos como Lidl, Tesco o Marks & Spencer, además de restaurantes y comercio minorista.


En las imágenes se aprecia cómo los trabajadores matan a los cerdos a martillazos, incluso pisándoles el cuello y colocando su peso sobre ellos antes de asesinarlos con un golpe seco en la cabeza con el martillo, todo ello mientras insultan a los animales y pronuncian frases como que este método de sacrificio es “mejor que cualquier bala”.


En otra escena, los trabajadores de la explotación, que de forma continuada manipulan a los animales de forma brusca e irrespetuosa, arrojan a los lechones contra el suelo de hormigón, matando a los que consideran demasiado pequeños o débiles por carecer de valor económico.


En algunos casos son también matados a martillazos, permaneciendo durante segundos e incluso minutos en el suelo con convulsiones y signos de consciencia. Todo ello ante la atemorizada mirada del resto de cerdos, que serán los siguientes en sufrir esta cruel y dolorosa muerte.


A otros lechones les cortan la cola con un cuchillo caliente y los dientes con alicates, sin utilizar ningún tipo de anestesia para evitar el dolor de los animales, y sin suministrarles posteriormente analgésicos para aliviarlo. 


Esto provoca, además, que algunos de ellos acaben padeciendo infecciones por las heridas producidas. "La infección se ha metido en su encía debido a un mal corte de dientes", reconoce un trabajador en el vídeo. Algunos de estos lechones no logran sobrevivir y sus cuerpos sin vida son desechados como basura en contenedores.


También aparecen cerdas madre encerradas en jaulas metálicas y estrechas, donde permanecen durante semanas sin poder darse la vuelta ni cuidar a sus lechones.


Sufren prolapsos y graves desgarros en la vulva, como consecuencia de ser inseminadas forzosamente una y otra vez, varias veces al año, para preñarlas repetidamente.


Esto hace que su útero y otros órganos internos sobresalgan fuera del cuerpo, exponiéndose a infecciones que pueden llegar a ser mortales. En una de ellas es perfectamente visible cómo rezuma pus, señal de estar padeciendo una infección.


Una cerda con un prolapso uterino muy grave es obligada a levantarse y caminar durante más de un minuto y medio hasta el lugar en el que fue disparada para provocarle la muerte.


"Vamos, levántate, pequeña mierda. Voy a matarte", le dice el trabajador a la cerda justo antes de acabar con su vida. El vídeo muestra a la cerda sufriendo convulsiones durante interminables segundos tras el disparo.


Los cerdos son arrastrados por el suelo por medio de sus orejas. Son insultados y vejados. También golpeados con cualquier objeto que los trabajadores de la granja tengan a mano, incluso con una puerta.




Las hernias, las úlceras y lesiones cutáneas de todo tipo son también habituales. Además, las condiciones higiénico-sanitarias en las que viven son del todo deficientes, con cerdos llenos de heces y orines, rodeados de agua estancada y sin la posibilidad de disfrutar de un lecho seco en el que descansar. “El agujero negro”, dicen los trabajadores refiriéndose a la estancia en la que viven los cerdos.


En general, las imágenes grabadas de forma encubierta por el investigador de Igualdad Animal ponen de manifiesto todo tipo de violaciones e incumplimientos graves de la legislación en materia de bienestar animal en granjas y mataderos.


El catedrático de veterinaria de ética y bienestar animal de la Universidad de Winchester, Andrew Knight, lo tiene claro: “Son probablemente las peores escenas de maltrato animal en granjas de cerdos que he visto en años”.


AYUDAS DEL GOBIERNO


Por su parte, la directora ejecutiva de Igualdad Animal en Reino Unido, Abigail Penny, critica que las ayudas económicas a la industria cárnica por parte del Gobierno escocés, y concretamente al sector porcino, estén contribuyendo a que este tipo de prácticas de maltrato animal se sigan produciendo en lugar de perseguirse.


“El Gobierno debería tomar medidas contra estas prácticas, no apuntalarlas con el dinero de los contribuyentes. Todos somos víctimas de esta industria engañosa”, denuncia Penny.


Sus declaraciones se enmarcan en un contexto en el que el Gobierno de Escocia se ha comprometido a conceder ayudas económicas y una financiación adicional de 715.000 libras al sector porcino para que continúen llevando a cabo su actividad ganadera e industrial.


La difusión de estas imágenes de maltrato animal ha tenido como consecuencia que esta granja haya salido del programa de garantía Quality Meat Scotland (QMS).


Además, Philip Sleigh ha dejado de ser el presidente y miembro de la Junta Directiva del Comité de Establecimiento de Normas para Cerdos de QMS, tras siete años en el cargo. Una iniciativa aprobada por la Sociedad Escocesa para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (SSPCA) y financiada por los contribuyentes.


En cuanto al matadero QPL, propiedad de Pilgrim’s Pride y que suministra una cuarta parte de toda la carne de cerdo consumida en Reino Unido, está controlado de forma mayoritaria por el gigante brasileño de la ganadería JBS, considerada la empresa cárnica más grande del mundo y que ha protagonizado escándalos recientes, incluyendo vínculos con la destrucción de la selva amazónica.


RECOGIDA DE FIRMAS


Tras la grabación de las espeluznantes imágenes y la finalización de la investigación, Igualdad Animal ha denunciado los hechos de crueldad animal ante la Animal Plant and Health Agency y la Scottish Society for the Prevention of Cruelty to Animals, con el objetivo de que se depuren todas las responsabilidades.


Además, ha habilitado una recogida de firmas para pedir el cierre de la granja de los horrores y que los autores de estos actos de maltrato animal a los cerdos respondan por ello ante la justicia.


Puedes firmar la petición de Igualdad Animal aquí:


https://igualdadanimal.org/actua/matados-a-martillazos


Lo más visto