Desmantelan un tentadero ilegal para peleas de gallos en Totana (Murcia)

Desmantelan un tentadero ilegal para peleas de gallos en Totana (Murcia)

|


Tentadero ilegal gallos totana murcia guardia civil 03


La Guardia Civil está investigando a una persona como presunta autora de un delito de maltrato animal, como responsable de un tentadero ilegal en Totana (Murcia), que se sospecha que esté destinado a las peleas de gallos. Los agentes localizaron 68 jaulas para aves y una treintena de sillas para el público.


Las pesquisas se enmarcan en la ‘Operación Progreso’, por la cual se han llevado a cabo un total de 13 registros domiciliarios y se ha detenido a ocho personas. A raíz de dichos registros, se dio aviso al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de que uno de los inmuebles parecía albergar peleas ilegales de gallos.


Los agentes del Seprona se personaron en el lugar, encontrando indicios de peleas recientes, medicamentos de uso veterinario, un indicador luminoso con temporizador y sillas para el público asistente. Además, había restos de sangre en las paredes.


Entre los hallazgos se cuentan 27 jaulas tipo y siete de reja metálica, con dos gallos de combate en su interior con crestas y barbillas mutiladas, además de heridas y sangre en el cuello y las patas.


En otra estancia hallaron aves de corral, otras 15 jaulas tipo box con gallinas y gallos y otras 18 jaulas vacías.


Algunas de las aves necesitaban atención veterinaria para curar sus heridas, de modo que los agentes del Seprona solicitaron la intervención de los Servicios Veterinarios Municipales de Totana, así como los de la Dirección General de Producción Agrícola, Ganadera y del Medio Marino de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.


Una vez obtenidas las pruebas, el Seprona verificó que el lugar carecía de toda la documentación necesaria: certificado de núcleo zoológico, licencia de actividad, inscripción en el Registro de Explotaciones Ganaderas (REGA), gestión de cadáveres de animales, certificado veterinario para realizar las mutilaciones a los gallos y recetas de los medicamentos veterinarios.


Debido a todas las irregularidades encontradas, la Guardia Civil abrió diligencias contra la persona presuntamente responsable, a la que se le acusa de un delito de maltrato animal, que está recogido en el Código Penal y está castigado con penas de prisión que pueden ir de tres meses a un año, además de inhabilitación tanto para el ejercicio de cualquier actividad económica con animales como para la propia tenencia de animales.


Lo más visto