Voluntarias dan charlas de protección animal en el instituto de los menores que presuntamente mataron a seis gatos en Almogía (Málaga)

Voluntarias dan charlas de protección animal en el instituto de los menores que presuntamente mataron a seis gatos en Almogía (Málaga)

|


Gatos almogia doble a


La lucha contra el maltrato animal tiene que empezar en las aulas. Es lo que tienen claro tres defensoras de los derechos de los animales en Málaga que el pasado martes acudieron al Instituto de Educación Secundaria Diego Gaitán, en Almogía (Málaga), para impartir unas charlas de concienciación sobre protección y bienestar animal. Se trata del centro educativo en el que estudian los menores que están siendo investigados por, presuntamente, matar a seis gatos y herir a otros siete en una colonia de la localidad.


La dueña de la parcela privada en la que se ubica la colonia felina, que está legalmente registrada y contaba con 29 gatos a su cargo, denunció los hechos al Seprona de la Guardia Civil tras instalar una cámara de fototrampeo camuflada y descubrir que sus animales habían sido asesinados y heridos con una carabina por unos jóvenes.


Además, había al menos otros cinco gatos desaparecidos anteriormente, que, aunque sus cuerpos no han aparecido, se sospecha que sufrieron el mismo final violento.


Para explicar a los niños y niñas por qué es importante proteger a los animales y qué consecuencias negativas tiene maltratarlos de cualquier forma, acudieron al instituto Cristina García, abogada de Doble A (Abogacía Animal); Lola Baena, profesora y representante de la Asociación Amigo Animal (AMAN); y Mariló González, veterinaria en Kissa Veterinarios.


Lo hicieron invitadas por la orientadora del centro, que consideró necesaria la iniciativa tras un suceso como el ocurrido en el municipio, con menores implicados en un caso de maltrato animal muy cruel.


La abogada animalista Cristina García, especialista en Derecho Animal y que ejerce también como coordinadora del Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA) en Málaga, les explicó de forma sencilla los aspectos legales básicos del maltrato a los animales. Tanto a nivel local y regional como nacional e internacional.


“Les hablé de la Ley de Protección Animal de Andalucía. También del Código Civil y la modificación que se va a hacer para que los animales dejen de ser cosas y pasen a ser considerados como seres dotados de sensibilidad. Y luego les metí un poco el miedo en el cuerpo, por decirlo de alguna manera”, expresa en tono de broma.


Según Cristina, todos los niños en el instituto conocían lo que había pasado en el pueblo con el caso de los menores y los gatos, cuyo juicio está en trámite.


“Quise aprovechar eso para hablarles del delito de maltrato animal y el delito de abandono de animales, recalcándoles los tipos de infracciones que hay. También les expliqué por encima los delitos que pueden cometer a la hora de cazar, ya que la caza en estos pueblos está muy arraigada y los niños lo tienen en su casa desde que nacen”, detalla a DIARIO ANIMALISTA.


En su opinión, “deben saber que no por el hecho de tener un arma, una licencia de armas o una licencia de caza pueden ir pegando tiros a todo animal viviente con el que se crucen. Es importante que conozcan las normas y que sean conscientes de que, si las incumplen, estarían incurriendo en un delito. Y que eso puede conllevar una responsabilidad penal, aunque sean menores de edad”, insiste.


BUENA ACOGIDA Y PARTICIPACIÓN


“Después, la veterinaria Mariló González, de Kissa Veterinarios, les explicó cómo funciona el cuerpo de un animal para que entiendan que ellos sienten y padecen como nosotros. Tanto padecimiento físico como psicológico y emocional. Les habló también de la empatía, los cuidados básicos que necesita un animal, las enfermedades que pueden contraer y las medidas obligatorias para la tenencia de animales de compañía, como pueden ser el chip o las vacunas”, resume.


Finalmente, llegó el turno de Lola Baena, profesora y miembro de la Asociación AMAN, con la que contactó inicialmente la orientadora del centro para llevar a cabo esta iniciativa de concienciación.


“Lola les habló de las colonias felinas, para que supiera qué es exactamente una colonia, cómo funciona, cómo cuidar de los gatos callejeros y qué tipo de gatos viven allí”, indica.


En cuanto al resultado de estas charlas de concienciación, Cristina García se muestra encantada y ve necesario que se hagan más en todos los centros escolares.



Gatos almogia doblea aman kissa


“La iniciativa por parte de la orientadora del instituto fue absolutamente magnífica y la acogida también. Lo hicimos en todos los cursos, desde primero hasta cuarto de ESO. Y el alumnado la acogió bien, hubo mucho interés y mucha participación”, expresa.


La nota negativa de la jornada ocurrió cuando llegó el turno de dar la charla en la clase en la que estudian los menores que van a ser enjuiciados por la muerte de los gatos.


“La charla en esa clase fue la más complicada de impartir, con diferencia. La noche y el día respecto al resto de cursos. La actitud de los alumnos fue de cachondeo, chulería y pasotismo, con cero participación. Además, hicieron un muro de contención alrededor del único alumno de los presuntamente involucrados en el suceso de los gatos que estaba presente en el aula, en señal de apoyo y protección”, lamenta.


“Fue una charla difícil y nos hizo salir con mal sabor de boca. Nos agrió la experiencia y las buenas sensaciones que tuvimos hasta ese momento”, añade.


A pesar de esta escena, Cristina García prefiere quedarse con todo lo bueno que se vivió aquel día en el instituto y valora muy positivamente tanto la experiencia como el resultado: “No quiero quedarme con lo malo, ni sería justo tampoco. En general fue algo bonito y especial, con los niños y niñas participando con interés, haciendo preguntas y demostrando que este tema les importaba. Creemos que habrá surtido efecto y que servirá de algo”.


“Este tipo de actividades de concienciación son la base de la lucha contra el maltrato animal y deberían ser obligatorias en todos los colegios e institutos. Son la clave. Si queremos que las futuras generaciones sean personas concienciadas con el respeto a los animales, hay que empezar desde abajo. Que desde niños entiendan que los animales no son cosas, sino seres vivos y sensibles. Y es aún más importante en los pueblos, donde está generalizado que los animales se consideren simples herramientas de trabajo a los que explotar para producir, transportar, comer y ganar dinero con ellos”, concluye.


Lo más visto