La protectora ADA Huella Fiel pide ayuda urgente para no cerrar, con más de 40 animales a su cargo

La protectora ADA Huella Fiel pide ayuda urgente para no cerrar, con más de 40 animales a su cargo

|


Ada huella fiel 01


Una vez más, las deudas contraídas por los elevados gastos veterinarios ponen a una protectora de animales contra las cuerdas. En esta ocasión se trata de ADA Huella Fiel, en Vélez Rubio (Almería), que ha anunciado su cierre temporal y ha hecho un llamamiento urgente en redes sociales pidiendo ayuda económica para evitar que el cierre sea definitivo.


“Debido a la saturación de casos en la que nos encontramos, ADA Huella Fiel cierra temporalmente. Tenemos el 80% de los animales enfermos, esos de los que nadie quiere hacerse cargo, ni siquiera otras protectoras. La mitad de ellos son animales que necesitan un adiestrador o se pasarán el resto de su vida en las casas de acogida. A algunos de ellos hay que medicarlos a diario con pastillas en salchichas y esperar escondidas a que se las tomen, porque tienen verdadero pánico a los humanos”, comienza explicando el comunicado.


Casos graves como los de Erick, Diva, Lima o Maddy han llevado a la protectora a acumular una gran deuda, de más de 5.000 euros, la cual no puede afrontar sin ayuda. Y a su cargo tiene más de 40 animales en adopción y que necesitan mucha atención veterinaria, pues muchos de ellos sufren enfermedades graves y requieren cirugías o tratamientos costosos.


“Sintiéndolo en el alma, a día de hoy la protectora no recogerá ni un animal más, ya que no tenemos medios ni físicos ni económicos para poder afrontarlo. Esperamos que este bache sea temporal y no definitivo. Hemos ido postergando esta situación por las personas que siempre están apoyándonos, pero la situación ha llegado a su límite”, lamentan.


Ahora la continuidad de la actividad de esta protectora almeriense depende de la ayuda económica de gente comprometida con la causa.


“La deuda asciende a día de hoy a 5.300 euros. Pero esta semana Lima tiene una nueva analítica y más pruebas, al igual que Diva. Más las vacunas de otros animales y revisiones importantes de otros tantos. Y así toda la semana llena de citas para los animales que ya tenemos, por lo que la deuda seguirá aumentando”, detalla ADA Huella Fiel.



Ada huella fiel 02


“Necesitamos que todos pongamos un poquito para salir de este estado en el que nos encontramos y poder volver a abrir algún día. Mientras tanto, seguiremos buscando familias para los más de 40 animales que tenemos en adopción ahora mismo”, concluye el comunicado.


GASTOS VETERINARIOS ELEVADOS


DIARIO ANIMALISTA ha contactado con ADA Huella Fiel para conocer más detalles sobre la situación de los animales y la deuda económica que pone en peligro la supervivencia del centro.


“Necesitamos ayuda porque estamos muy mal. Estamos hasta arriba de casos muy graves. Son animales que nunca van a salir de la prote si no conseguimos un adiestrador, el cual ahora mismo no podemos pagar. Y para colmo la gran deuda veterinaria que acarreamos”, cuenta Belén Alcázar, miembro de ADA Huella Fiel.


Pone como ejemplo el caso de Lima, “la última perrita que hemos recogido, cuya deuda asciende ya a más de 1.500 euros”.


“Nos dieron el aviso hace unos 10 días. Estaba tirada junto a la carretera sin poder moverse. Además, tenía leishmania, erlichia, colangiohepatitis, anemia y fallo hepático. También sufría una profusión de útero y llegó con vómitos y fiebre. Al día siguiente fue operada a vida o muerte, una intervención de más de cuatro horas porque tenía líquido en los intestinos debido a la leishmania. Después necesitó una transfusión de sangre. Ahora mismo está estable, pero estando en la clínica se deprime y no quiere comer ni hacer sus necesidades”, relata con tristeza.


También está Erick, un perro al que su dueño ‘cedió’ porque estaba muy enfermo: “Estuvo mucho tiempo ingresado, dio positivo a leishmania, tenía el hígado tocado y sufría también erlichia. Llegó en un estado caquéxico y ahora mismo sigue con medicación y sus analíticas rutinarias. Está bastante mejor, aunque todavía no conseguimos que coja peso”.


“Y Diva. La pobre fue abandonada y también tiene leishmania y el riñón tocado. Ya está un poco mejor, aunque sigue teniendo anemia. Sus patitas las tiene deformes por culpa de la leishmania y seguramente por la mala vida que le habrán dado anteriormente. Sigue estando delgada, pero no sabemos por qué no engorda, ya que le estamos comprando latitas especiales y ella come muy bien”, continúa explicando Belén.


Por supuesto, en ADA Huella Fiel también se encuentra Maddy, el pastor belga abandonado y maltratado desde cachorro que sufre una lesión degenerativa en sus patas, y de cuyo caso informó DIARIO ANIMALISTA el pasado mes de mayo.


“Maddy va muy bien. Ya ha sido operado de una pata, el pasado miércoles estuvo en su revisión y va todo estupendamente. Además, Alfonso, su veterinario, como tiene que sedarlo para hacerle las curas aprovechó para esterilizarlo y no nos lo cobró, así que algo de dinero nos ahorramos, que en nuestra situación siempre ayuda”, añade.



Ada huella fiel 04


Belén hace hincapié en los elevados costes de los tratamientos y medicamentos veterinarios que necesitan muchos de los perros que albergan en su protectora: “A los perritos que están tan enfermos con leishmania no les podemos dar Glucantine, que es un medicamento más económico. No podemos porque al tener el hígado o el riñón tocados les tenemos que dar un jarabe que se llama Milterofan, que cada bote nos cuesta 200 euros. Eso para un perrito pequeño dura un tiempo, pero para perros de 35 kg como Lima o de 25 kg como Erick nos dura un suspiro”.


PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO


Además de los animales enfermos, ADA Huella Fiel tiene también otros con problemas de conducta importantes que dificultan, e incluso imposibilitan, que los perros sean dados en adopción a una familia, debido al miedo que tienen a las personas.


“Es el caso de Thelma y Louise, que llevan meses con nosotras y todavía no hemos podido ni tocarlas. Y de Blanca, que ni acariciarla hemos podido en tres meses. Nos tienen pánico y no sabemos cómo acercarnos. También está Trufa, que es una osita amorosa con las personas, pero agresiva con otros perros. Y Alma, que solo se acerca a su mami Isa, aunque después de casi seis meses ya nos deja acariciarla”, enumera.


Belén destaca también el caso de Molly: “Es otra perrita abandonada que recogimos siendo cachorra, con entre 6 y 8 meses. Es feliz, le encanta jugar con otros perros, pero a las personas solo se acerca a olernos. No podemos tocarla, solo con levantar un poco la mano se va”.


“Es muy frustrante tener a todos estos animales sabiendo que no pueden ser adoptados por sus problemas de comportamiento. Lo único que nos falta es dinero para pagar a un adiestrador y darles una buena vida. Y ahora con esta deuda tan grande es muy difícil conseguir ese dinero”, se lamenta.


“De verdad que no pedimos dinero por pedir, lo necesitamos. Lo único que queremos es seguir salvando vidas. Seguir transformando almas abandonadas y derrotadas en alegría y cariño, encontrándoles el hogar que se merecen y curándoles tanto física como emocionalmente”, concluye Belén.



Si quieres colaborar con ADA Huella Fiel para que estos perros sigan teniendo una oportunidad de recuperarse y encontrar un hogar, puedes hacerlo por estas vías, poniendo como concepto “DEUDA”:


PayPal: huellafielvr@gmail.com


Número de cuenta bancaria: ES60 2103 5950 76 0010027132


Bizum: 693 79 33 26


Teaming: https://www.teaming.net/huellafiel


Lo más visto