Victoria histórica del lobo ibérico sobre los cazadores: cazar lobos ya está prohibido en toda España

Victoria histórica del lobo ibérico sobre los cazadores: cazar lobos ya está prohibido en toda España

|


Lobo ibérico Foto Pixabay


El lobo ibérico ya es una especie protegida y su caza está prohibida en toda España desde este miércoles. La publicación en el BOE de su inclusión en el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial (LESPRE) acaba con meses de tira y afloja entre el Gobierno y los ‘lobbies’ de la caza, la ganadería y la agricultura.


Finalmente, el Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO) ha cumplido su compromiso de darle al lobo la protección que el delicado estado de conservación de la especie merece. Algo que llevaban tiempo demandando diferentes organizaciones ecologistas, animalistas, científicas e incluso administraciones públicas.


La orden ministerial aprobada modifica tanto el LESPRE como el Catálogo Español de Especies Amenazadas, de acuerdo con la propuesta de la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL) para la inclusión de todas las poblaciones del Lobo (Canis lupus) presentes en España en el Catálogo en la categoría "Vulnerable".


Hasta ahora, la caza del lobo estaba permitida al norte del Duero, donde se encuentra en situación calificada como “favorable”. Sin embargo, al sur del río Duero su caza estaba prohibida y sus poblaciones ya estaban incluidas en el LESPRE.


Además, la orden ministerial establece que las comunidades autónomas y el MITECO se encargarán de elaborar y aprobar antes del 31 de diciembre de este año una nueva estrategia de conservación y gestión del lobo en España, que actualizará la que está actualmente en vigor, aprobada en 2005 por la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente.


EXCEPCIONES


El punto menos claro es que, en determinados casos, se autoriza la extracción y captura de ejemplares que hayan adoptado los órganos competentes de las comunidades autónomas antes de la entrada en vigor de esta orden, siempre que se ajusten a una serie de condiciones y limitaciones.


También se podrán extraer y capturar lobos que cuenten con autorización administrativa de la comunidad autónoma siempre que "no exista otra solución satisfactoria". Por ejemplo, si las explotaciones afectadas por ataques de lobos al ganado han aplicado "adecuadamente" medidas preventivas y estas han resultado “ineficaces", a pesar de la evidencia científica de la efectividad de las mismas.


Otra de las excepciones con las que se podrá capturar un lobo es en el caso de que esta medida no afecte "negativamente" al estado de conservación favorable de la especie y si se justifica la existencia de "perjuicios importantes para el ganado en las explotaciones afectadas". En otras palabras, cuando se produzcan daños recurrentes o significativos.


En esos casos, los órganos de las comunidades autónomas deberán comunicar al MITECO las autorizaciones administrativas concedidas, a través de la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación.


CELEBRACIÓN ECOLOGISTA Y ANIMALISTA


Las comunidades autónomas de Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León, donde habita el 95 por ciento de los ejemplares de lobo ibérico en España, se han mostrado en contra de esta decisión y han anunciado que la recurrirán por vía judicial.


Todo lo contrario que las organizaciones ecologistas, que han celebrado la tan esperada medida de protección del lobo y lo han calificado como "día histórico" para la conservación de la especie, tras años de estudios, investigaciones, informes, denuncias y manifestaciones.


Coinciden en destacar que el lobo ya no será considerado una especie cinegética, que decaen automáticamente los planes y órdenes de control de lobos existentes y que los gobiernos autonómicos ya no podrán establecer cupos de lobos para ser eliminados.


A partir de ahora, cazar un lobo pasará a ser un delito tipificado en el artículo 334 del Código Penal, que conlleva penas de prisión de entre seis meses y dos años, además de una multa de ocho a 24 meses, así como la inhabilitación especial para profesión u oficio y para el ejercicio del derecho de cazar o pescar de dos a cuatro años. Los cazadores de lobos serán perseguidos y castigados con más dureza que nunca.


Como punto negativo, hacen hincapié en que los controles poblacionales que sean autorizados dentro de las excepciones son perjudiciales para la conservación del lobo ibérico en España, y, por tanto “inaceptables”. Abogan por apostar con firmeza por la coexistencia pacífica entre el lobo y la ganadería, con medidas de prevención efectivas para evitar ataques del lobo al ganado.


Por último, exigen a las comunidades autónomas disconformes con la prohibición de la caza del lobo (Castilla y León, Asturias, Galicia y Cantabria) que dejen de alimentar de forma artificial y forzada el conflicto social entre el lobo y el mundo rural, y que asuman y respeten el nuevo estatus legal de la especie.


Por su parte, el Consejo de Estado ha dado validez a la prohibición de la caza del lobo en todo el territorio nacional, avalando la orden ministerial que le incluye, por fin, donde le corresponde: el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial (LESPRE).


Lo más visto