Galgos del Sur y Diario Animalista denuncian la crueldad extrema que sufren los animales en la Becerrada en Honor a la Mujer Cordobesa

Galgos del Sur y Diario Animalista denuncian la crueldad extrema que sufren los animales en la Becerrada en Honor a la Mujer Cordobesa

|

Becerrada honor mujer cordobesa 2021 rostros pixelados


DIARIO ANIMALISTA y la Asociación Protectora de Animales Galgos del Sur denuncian la crueldad y el sufrimiento extremo que padecen los becerros en la tradicional Becerrada en Honor a la Mujer Cordobesa, cuya edición de este año se celebró el pasado domingo 10 de octubre.


En unas imágenes grabadas por DIARIO ANIMALISTA en la Plaza de Toros Los Califas de Córdoba, puede verse cómo las cuatro becerras, de menos de dos años de edad, mueren a manos de cuatro alumnos y alumnas de la Escuela Taurina.


Su inexperiencia provoca un sufrimiento extremo y totalmente innecesario a las becerras, que reciben repetidos intentos fallidos de darles muerte clavándoles el estoque. Los aprendices de toreros fallan una y otra vez, en algunos casos por no clavarla en el punto adecuado y en otros por falta de fuerza.


Las becerras, que acaban agotadas y doloridas con sangrientas heridas por todo su cuerpo, se muestran sumisas y no oponen resistencia. Renuncian a defenderse y solo quieren alejarse y morir tranquilas.



En una de las secuencias grabadas aparece una becerra que se aleja de los toreros mientras convulsiona y sangra por varios orificios, buscando soledad y tranquilidad antes de desplomarse en un rincón de la plaza junto a la valla. Ni siquiera en esos últimos instantes de su vida deja de ser acosada por los participantes en la becerrada.


PROHIBICIÓN DE LAS BECERRADAS


Galgos del Sur denuncia también que entre el público hubiera una enorme cantidad de niños presenciando junto a sus padres un espectáculo de violencia, sangre y muerte, algo que vulnera las directrices del Comité de Derechos del Niño de la ONU.


El cofundador de Galgos del Sur, Javier Luna, hace hincapié en la necesidad de prohibir las becerradas, por representar el peor grado posible de maltrato animal en la tauromaquia.


“Dentro de la tauromaquia, las becerradas son el festejo taurino más cruel, con diferencia. El grado de sufrimiento y maltrato animal al que se somete a las becerras es absolutamente inaceptable en estos tiempos. Es lo primero que se debería prohibir”, afirma Luna.


“Además, es una vergüenza tanto que se torturen y maten animales en honor a las mujeres como permitir la entrada a los menores de edad. Un espectáculo tan violento y cruel no es lugar para niños, muchos de los cuales salen de allí horrorizados e incluso traumatizados. Pudimos ver varios niños tapándose los ojos sin querer mirar, mientras sus padres les preguntaban si era porque les daba miedo o pena. Algunos incluso se tuvieron que marchar de la plaza de toros. Es intolerable que se exponga de esta manera a los niños para forzarles a que desarrollen esta afición desde la infancia”, añade.


Por último, Galgos del Sur lamenta la presencia de patrocinadores para financiar este tipo de espectáculos donde se torturan y matan animales por entretenimiento. En el caso de la Becerrada en Honor a la Mujer Cordobesa, que este año tras la pandemia se ha celebrado también en honor a la afición, los patrocinadores han sido el banco Cajasur y la empresa inmobiliaria Reymore.


PROTESTAS ANIMALISTAS


Varias organizaciones animalistas se manifestaron contra la Becerrada en Honor a la Mujer Cordobesa el mismo día del evento, un rato antes de dar comienzo el festejo taurino. Las organizaciones que participaron en la protesta fueron FAPAC, DAMAC Juristas, Asociación Galgos del Sur, Colectivo Andaluz Contra el Maltrato Animal de Córdoba, Arca Noé Córdoba, Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y el Maltrato Animal (AVATMA), Salvando animales de la perrera de Córdoba y Empatiza Córdoba.


Estas organizaciones lamentaron a través de un comunicado que el gobierno de la Junta de Andalucía apruebe este evento, organizado por la empresa taurina Lances de Futuro y patrocinado por Cajasur y la Inmobiliaria Reymore, “para homenajear a la mujer cordobesa con un acto de violencia hacia los animales”.



Lo que proponen como alternativa es que el dinero que se utiliza para patrocinar este tipo de acontecimientos se utilice para combatir la violencia de género e incentivar actos donde se impulse la igualdad de derecho, “no para la realización de eventos que a gran parte de la población no les representa”.


Además, remarcaron que la empresa permite la entrada a menores de edad para que estén presentes “en un espectáculo de violencia extrema que, según el Comité de los Derechos del Niño de la ONU, vulnera los derechos de los menores”.


A su juicio, “la empatía es una capacidad que debe ser inculcada desde pequeños”. Por tanto, “la presencia de niños en eventos de esta índole puede insensibilizar a la población infantil” ante la violencia.


Por último, estas organizaciones manifestaron con total unidad que “la tortura jamás será cultura”, y que “la tauromaquia es un evento anacrónico de maltrato animal legalizado, que tiene alternativas verdaderamente culturales y deportivas, para llenar este tipo de espacios públicos para resaltar cualquier figura sin la celebración de la muerte de un ser vivo”.


“Cualquier ayuda pública al sector taurino debería ser utilizada en la organización de otro tipo de espectáculos, como los anteriormente mencionados”, concluyen.


Lo más visto