Un juez de Madrid declara por primera vez cocuidadores y corresponsables de un perro a una pareja tras una separación, en lugar de copropietarios

Un juez de Madrid declara por primera vez cocuidadores y corresponsables de un perro a una pareja tras una separación, en lugar de copropietarios

|


Bulldog pixabay 1280px


El Juzgado de Primera Instancia número 11 de Madrid ha dictado una sentencia pionera en España a la hora de dejar de cosificar a los animales. Por primera vez, no se trata a los animales como bienes ni se refiere a ellos en términos de “propiedad” en una solicitud de custodia compartida tras una separación, sino de cocuidado y corresponsabilidad.


‘Panda’ es un perro macho de dos años y medio de edad. Sus dueños decidieron poner fin a su relación sentimental y, como ocurre tantas veces en estos casos, no se pusieron de acuerdo sobre quién se quedaría con él. Y la disputa por su custodia acabó en los tribunales.


Hasta aquí, todo normal. Pero el 7 de octubre, el juzgado dictó una sentencia que puede cambiar el tratamiento que se da a los animales de compañía en los casos de separación.


Así, la sentencia declara a ambas partes “cocuidadores y corresponsables” de ‘Panda’, en una custodia compartida con periodos de un mes cada uno de ellos de forma alternativa. Es la primera vez en España que un juez declara a las partes como cocuidadores y corresponsables, en lugar de copropietarios, algo que hace alusión a la posesión de un objeto.


Además, establece que “el día de entrega y recogida del perro sea el día 1 de cada mes”, teniendo lugar en la clínica veterinaria Jura Real, en Madrid. “Cada parte abonará los gastos de alimentación y peluquería de ‘Panda’, siendo las vacunas y gastos veterinarios abonados al 50% entre las partes”, añade la sentencia.


La artífice de este hito legal en favor de los animales como seres sintientes con derechos, y no como cosas que se pueden poseer, es la abogada experta en derecho animal Lola García, del despacho Derecho & Animales, en Sevilla.


APLICAR EL CONVENIO EUROPEO


Para lograrlo, Lola García, en representación legal de la parte demandante, optó por evitar el Código Civil, que es por el que suelen regirse estos casos, y solicitó que se aplicara el Convenio Europeo sobre Protección de Animales de Compañía, que se firmó en 1987 y que en España entró en vigor tras su ratificación en 2018.


“Quería evitar el Código Civil y la Comunidad de Bienes porque emplea términos de propiedad que cosifican a los animales, así que me amparé en el Convenio Europeo de Animales de Compañía, algo que no tenemos conocimiento de que se haya hecho nunca antes”, explica Lola García.


“El Convenio recoge términos como corresponsabilidad y cocuidado que, sin duda, reflejan mejor los lazos afectivos y los vínculos que las personas generamos con los animales. Algo que el concepto de propiedad no tiene en cuenta”, añade.


La abogada Lola García, que ya participó en el mediático caso del perro ‘Cachas’, cree que esta sentencia puede sentar jurisprudencia de algún modo, ya que se demuestra que existe en el ordenamiento jurídico una norma europea en la que lo importante es quién es el responsable y el que cuida del animal, no quién es el propietario que lo posee como si fuese un bien.


“Ahora podemos reclamar en los juzgados que se deje de utilizar el término ‘propietario’ al hablar de animales de compañía, por lo que esta sentencia puede ser de gran utilidad para el futuro. El efecto jurídico es el mismo que cuando se aplica el Código Civil, ya que el Convenio Europeo es una ley vinculante y con pleno vigor, estando incluso por encima de la legislación nacional. Y es favorable para los animales, ya que no protege la propiedad sobre los mismos, sino el vínculo que las personas tenemos con ellos”, concluye.


Lo más visto