El Refugio Animalea de Villamalea (Albacete) sufre un nuevo acto vandálico ante la pasividad de las autoridades

El Refugio Animalea de Villamalea (Albacete) sufre un nuevo acto vandálico ante la pasividad de las autoridades

|


Refugio animalea foto portada


En el Refugio Animalea no paran de recibir avisos de animales que vagan por la calle. Pero el pasado 28 de octubre, por la tarde, recibieron uno que los miembros de esta Asociación Protectora de Animales de Villamalea (Albacete) no esperaban: eran Emir y Kayla, dos perros de su propio refugio que estaban sueltos fuera de sus instalaciones.


“No entendíamos nada. ¿Qué hacían sueltos? Corrimos a por ellos como locos, deseando que estuvieran bien. Nuestra sorpresa no acababa aquí. Cuando volvimos al refugio con ellos, nos encontramos con todo destrozado”, relata la protectora en un comunicado.


Además, denuncia que les rompieron las vallas con unas tijeras de podar, precisamente en la zona de recreo de Emir, Kayka y Nesquik. “También nos robaron la caseta que tenemos de emergencia, para cuando nos lanzan perros por encima de la valla”, añade.


El Refugio Animalea ha puesto la correspondiente denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de la localidad manchega de Villamalea, muy próxima a Fuentealbilla, el conocido pueblo del exfutbolista del FC Barcelona y de la Selección Española Andrés Iniesta.


Según el comunicado, junto a la denuncia han entregado a los agentes del Instituto Armado las tijeras con las que presuntamente se cometió el acto vandálico, con el objetivo de que puedan analizarlas para extraer pruebas.


MIEDO Y DECEPCIÓN


Lo peor para esta pequeña protectora de animales no es el daño material ocasionado, “que es muchísimo”, ni los costes económicos que acarreará, sino el problema de seguridad que les ha provocado.


“Nuestro mayor problema es el daño en nuestras infraestructuras, ya que ahora no tenemos dónde meter a los perros”, lamentan.


Además, desde Animalea hacen hincapié en que este acto vandálico podría haber tenido consecuencias muy graves tanto para los perros como para las personas.


“Podrían haberse atacado los perros entre sí, o que los perros que se escaparon hubieran causado un accidente, saliendo lastimados ellos o incluso personas. Podría haber ocurrido una desgracia”, insisten.


“Y ahora, ¿siguen nuestros perros seguros ahí? ¿Cuándo piensa el Ayuntamiento de Villamalea darnos un refugio en el que estar seguros?”, se preguntan.


Además, destacan el hecho de que no disponen de dinero para instalar cámaras de vigilancia ni para la red wifi que éstas necesitan para funcionar. Y que no cuentan con ningún otro lugar donde tener a los perros mientras el recinto siga con las vallas rotas.


Por último, en el Refugio Animalea confiesan estar “decepcionados” con la sociedad, ya que perciben en el municipio odio a los animales y a quienes les ayudan. “¿Qué le ocurre a esta sociedad? No solo estamos enfadados. Estamos asustados y destrozados”, aseguran.


“¿Los animales os han hecho algo? ¿Nosotros por ayudarles os hacemos algo? ¿Por qué este odio? No entendemos nada y menos que se le haga esto a ellos, que no pueden defenderse. Por esto mismo y por este tipo de personas son por las que día a día estamos luchando. Por proteger a los animales, seres indefensos y nobles de personas sin escrúpulos, sin vergüenza y sin respeto”, concluyen.


Lo más visto