Activistas se concentran en Alicante contra el maltrato animal extremo del foie gras

Activistas se concentran en Alicante contra el maltrato animal extremo del foie gras

|


Foie gras protesta alicante noticia


Un grupo de activistas animalistas se ha concentrado este sábado en Alicante para protestar contra el maltrato animal extremo que implica para los patos y los gansos la producción del foie gras.


Lo han hecho en la zona de La Rambla y el acto ha contado con una notable participación por parte de la ciudadanía, cada vez más sensibilizada respecto a este tema. El objetivo era aprovechar la cercanía de las fiestas de Navidad para concienciar a la población sobre la tortura que supone para estos animales producir el foie gras.


España es uno de los pocos países de Europa que permite la alimentación forzosa de estos animales para hacer foie gras. Cada año, en nuestro país, más de 1,15 millones de patos y gansos son sometidos a este tipo de alimentación forzada para que sus hígados crezcan hasta diez veces su tamaño normal y poder obtener el foie gras.


“Basta comparar las imágenes del hígado de un pato sano y uno utilizado por esta industria para que a cualquiera se le pongan los pelos de punta”, aseguran los organizadores de la protesta en un comunicado de prensa.


CAUSA DE ENFERMEDADES


Una de las consecuencias más habituales que sufren en su salud los patos sometidos a la alimentación forzada es la esteatosis, una enfermedad en la que la grasa devora el órgano. Precisamente eso significa en francés la palabra ‘foie gras’: hígado graso. Este órgano llega a pesar más de 600 gramos, nueve veces más que uno sano, además de perder su color natural, pues la sangre apenas fluye ya por él.


Según un estudio veterinario elaborado por la organización animalista Igualdad Animal, el hígado del pato de la industria del foie gras crece tanto al intentar procesar esa inmensa cantidad de grasa que aprisiona e incluso puede llegar a necrosar parcialmente el corazón y los pulmones.


Para las personas que lo consumen, el foie gras tampoco es un alimento especialmente sano, ya que según los expertos resulta una auténtica bomba de colesterol, grasas saturadas y sal.


EQUIVALENTE A COMER 12 KG AL DÍA


Las aves son alimentadas a la fuerza entre dos y tres veces al día con hasta un kilo de alimento en cada toma. Esto supone un maltrato animal extremo que es incompatible con la vida.


Aunque no fueran sacrificados para elaborar el foie gras con su hígado, estos animales morirían en pocos días. De hecho, muchos de ellos no sobreviven a las (aproximadamente) dos semanas que dura la alimentación forzada.


Los patos utilizados para producir foie gras pertenecen a la raza de pato Mulard, seleccionada genéticamente para sufrir el engorde forzado. Generalmente, con solo cuatro meses de vida son encerrados en minúsculas jaulas y alimentados a la fuerza mediante mangueras metálicas.


Durante dos semanas van aumentando la ración hasta alcanzar los dos kilos de pasta de maíz al día, lo que sería equivalente a que una persona ingiriese 12 kilos de comida diarios.


CINCO PAÍSES DE EUROPA


España, junto a Bélgica, Francia, Bulgaria y Hungría, son los únicos cinco países europeos que continúan produciendo foie gras.


"Hemos visibilizado mediante pantallas e imágenes el terror que sufren estos animales para la producción del foie gras. Todos los animales merecen derechos y protección por igual y por eso, existiendo opciones con el mismo sabor y textura en vegetal, no es necesario contribuir al maltrato”, explica el portavoz y organizador de la concentración, Diego Nevado.


“Hemos causado mucho impacto tanto con las imágenes como en el manifiesto que hemos leído. Exigimos la prohibición del foie gras para que España no siga estando entre los pocos países que siguen contribuyendo con esta aberración cometida sobre millones de patos y gansos. Tenemos que ser mucho más humanos y concienciar desde pequeños acerca de la realidad y de las alternativas existentes", concluye.


Lo más visto